Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

BORES, Francisco > Naturaleza muerta con cortina


Fecha:
1930

Técnica y soporte:
Óleo sobre lienzo

Medidas:
60 x 73 cm

Lugar y fechas del autor :
Madrid, 1898 -- París, Francia, 1972


Descripción

Bores realiza la obra Naturaleza muerta con cortina en 1930, durante el período denominado pintura fruta, iniciado por la impresión que causan en él el paisaje y la luz percibida durante su primera estancia en el Midi. Durante este período retoma algunas lecciones de los impresionistas y pinta paisajes y bodegones del natural. De los ocres y terrosos oscuros cambia a clores más claros, blancos, grises plateados, azules y rojos más vivos. Bores afirmaba que siempre había pintado por reacción a un espectáculo, al choque emocional provocado por la naturaleza; choque que debía luego reproducirse ante el cuadro. Por esa misma reacción al impulso reduce al máximo el intervalo entre la concepción y la realización de la obra, convirtiéndose en impulso intuitivo que consideraba un "estado lírico". Este mismo año Bores participa en dos importantes colectivas, una en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y otra en el Casino de San Sebastián. En Naturaleza muerta con cortina presenta un interior con un bodegón con frutas -manzanas- a las que otorga ciertas cualidades sinestésicas, ya que para Bores "la pintura es un acto sensual, se la puede considerar como un fruto que saboreamos con los dedos, su piel se identifica a la nuestra". Estas cualidades adquiridas se convierten en cualidades intrínsecas a su plástica, pudiéndose apreciar también en bodegones de épocas posteriores.