La inteligencia emocional y el sentido común




Desde sus orígenes, la ciencia de la inteligencia artificial ha perseguido dotar a las máquinas de sentido común. Hasta ahora las máquinas han desarrollado una inteligencia basada en el aprendizaje automático (machine learning) y el aprendizaje profundo (deep learning), haciendo uso del big data, es decir, utilizando inmensas cantidades de información para poder construir modelos.

Sin embargo, se ha determinado que en la actualidad existen máquinas que no son capaces de desarrollar inferencias lógicas que les ayuden a comprender situaciones a las que no se han enfrentado en el pasado, como hacemos los humanos. La capacidad del ser humano de abstraer y generalizar le permite conocer en el momento exacto su comportamiento. A esto se le denomina el sentido común.

¿Qué es el sentido común?

Cuando hablamos de sentido común en términos informáticos, hacemos referencia a dotar a los ordenadores con la inmensa cantidad de pequeños conocimientos que los humanos damos en nuestro día a día. El hecho de que el sentido común es un conocimiento implícito, no manifestado abiertamente, dificulta enormemente que podamos transmitirlo a la inteligencia artificial.

Toda la información que recogen nuestros sentidos es procesada por el cerebro generando una evolución de aprendizaje, que es una condición necesaria para garantizar un comportamiento inteligente.

En el caso de las manifestaciones de la inteligencia artificial es que a la hora de interpretar determinados objetos o situaciones cotidianas. Carecen del sentido común que desarrollamos los humanos desde niños y que nos permiten inferir causas y efectos en el mundo exterior.

El conocimiento de estas referencias se basan en el uso del big data, es decir, utilizando inmensas cantidades de información para poder construir modelos.

Aprender como un bebé

Neuro-symbolic concept learner(NS-CL) o aprendiz de conceptos neurosimbólicos bautizado por Google DeepMind, IBM y el MIT, en el que se describe un programa informático. Este sistema relaciona y aprende sobre el mundo en bases a como lo haca un bebé, observando a su alrededor y hablando.

Si deseas seguir leyendo la nota, desde el siguiente link: A la inteligencia artificial le falta sentido común